Devocional | Usa tus dones

Es una realidad que cuando el Señor nos escoge desde antes de la fundación del mundo para ser llamados sus hijos, ya tiene preparado el don que será impartido por el Espíritu Santo según su voluntad.  Así como al sembrar una semilla y sabes qué fruto esperar con el tiempo, Dios al ser hacernos sus hijos desea ver la manifestación de su gloria en cada uno de nosotros y si ese don no es manifestado algo anda mal.

El dolor y el cristiano

Adoramos a un Dios grande. Él es soberano y poderoso. Estamos en Sus manos, y nada nos sucede por casualidad. Esas son buenas noticias. Pero en el dolor, si eso es todo lo que recordamos acerca de Dios, podría realmente empeorar el dolor, en lugar de mejorarlo. Podría pensar, como María y Marta (Juan 11:21, 32), «Señor, podrías haber detenido esto, y tú no lo hiciste a propósito. ¿Por qué? «La soberanía de Dios podría dejarnos más enojados que consolados.