Por qué necesitamos un sacerdote.

La totalidad de la vida del creyente solo se puede vivir a la luz del sacerdocio de Cristo. Como el Mediador del nuevo pacto, Jesús funciona preeminentemente como el Gran Sumo Sacerdote sobre la casa de Dios. En palabras de James Henley Thornwell, «el sacerdocio es la perfección de la mediación», y tenemos un Mediador tan perfecto en Jesús, que ha, por una ofrenda… perfeccionado para siempre a los que están siendo santificados. (Hebreos 10:14).

Siete preguntas que hacerle al novio de su hija.

Como un predicador ha preguntado, si un hombre se acercara a la puerta pidiendo que nos llevara las llaves de nuestro auto, asegurándose de tener nuestro vehículo de regreso a las nueve de la noche, ¿alguno de nosotros sólo  le entregaría las llaves? Tendríamos preguntas para él: ¿Quién es? ¿Es de confianza? ¿Cuáles son sus intenciones? La pregunta entonces es: ¿Nuestras hijas (y hermanas) tienen menos valor que el acero fundido que descansa sobre cuatro ruedas?

Noviazgos para la gloria de Dios.

El noviazgo ha sido un tema controversial durante mucho tiempo puesto que no aparece registrado en la Biblia, es por ello que no podemos hablar propiamente de un ‘noviazgo bíblico’ debido a que no encontramos una definición en las Escrituras de éste. Sin embargo, lo que sí podemos intentar es, como cualquier otra área de nuestra vida, vivir ese noviazgo para la gloria de Dios.