Cuando la desobediencia es fidelidad

El mismo Dios que le proporcionó a Pablo la ciudadanía romana que le impidió una paliza es el mismo Dios que permitió que Pablo fuera apedreado por su propio pueblo, los judíos (Hechos 14:19). Dios usa tanto el sufrimiento como la liberación para difundir el evangelio a todos los pueblos y llevarlos a su reino eterno. En el próximo mundo, la respuesta es segura: Jesús los librará.

Entendiendo Nuestro Pecado- Catecismo de Heidelberg preg 5

El entender la santidad De Dios, nuestro pecado y las consecuencias de nuestro pecado a través de la revelación De Dios en la Biblia, somos conscientes de nuestra miseria, de nuestro pecado. Pero también entendemos que por gracia de Dios, a través de fe en Jesucristo, para gloria de Dios, obtenemos el perdón y la transformación para que nuestra inclinación se convierta en esperanza para gloria de Dios.

La Justicia en la Sociedad

La disputa actual entre los evangélicos con respecto a los asuntos de «justicia» no es una cuestión de si los cristianos deben buscar la justicia bíblica en la sociedad. No conozco a nadie que diga que los cristianos deben permanecer callados y pasivos cuando se cometen injusticias o que los cristianos deben poner sus cabezas en la arena y simplemente orar y evangelizar. La Escritura es clara en que todos los fieles cristianos deben orar y defender la verdadera justicia bíblica en la sociedad.

Criticando con Poder

Soy de Venezuela, y en estos momentos mi país vive una situación tensa y delicada. Se me dificulta estar fuera de las redes sociales para enterarme de todo lo que sucede. Al ver tanta injusticia, mi corazón se llena de indignación, y mi boca y mis dedos dan rienda suelta a expresar mis sentimientos con una avalancha de odio, angustia y ansiedad hacia quienes considero tiranos.

Un Amor que Transforma- El Catecismo de Heidelberg (preg 4)

La cuarta pregunta del Catecismo de Heidelberg nos recuerda de qué se trata la ley de Dios: se trata de amor. No el tipo de amor de #love-wins donde escondemos la verdad y en nombre del amor, sino el amor que está enraizado en el amor que se nos ha mostrado en Cristo.  Un amor que glorifica a Dios y que sobreabunda en nuestro prójimo de manera que nuestro prójimo puede experimentar también, este amor De Dios.