Yom Kipur; el día de la Expiación.

Cuán bellamente el simbolismo del Día de la Expiación nos enseña que es solo a través de la sangre derramada del Cordero de Dios, es decir, Jesucristo, que podemos entrar nuevamente en la presencia del Señor. Es solo porque Él cargó sobre Sí nuestros pecados e iniquidades, que podemos ser perdonados y nuestras cargas hechas ligeras. Es sólo gracias a Él que nuestros pecados pueden ser cubiertos, borrados o expiados. 

¡No Busques La Felicidad!

Mientras que sigamos aferrados a vivir para nuestra propia pecera, nuestro propio mundo, nuestra propia gloria, lo único que un Dios amoroso y soberano puede hacer para nuestro propio bien, es permitir esas circunstancias difíciles en la vida para rendirnos de una manera completa y de corazón a Él. ¡Ahí entendí a través de otra perspectiva el sufrimiento! Él no quiere darnos algo impersonal llamado felicidad, Él quiere darnos su mismísima presencia, en donde al final de todo hayamos plenitud.

¿Qué pueden cantar los cristianos miserables?

Muchos de nosotros despreciamos las enseñanzas de salud, riqueza y felicidad de los televangelistas estadounidenses y sus perniciosas contrapartes británicas, como una escandalosa blasfemia. La idea de que el cristianismo, en cuyo centro se encuentra el Siervo Sufriente, el hombre que no tenía dónde recostar la cabeza, y el que era obediente a la muerte, incluso la muerte en la cruz debe usarse para justificar la avaricia idólatra de los occidentales ricos que simplemente mendigan esta creencia.

El rol masivo de la vergüenza en el uso de la pornografía

En algún momento de nuestras vidas, tendremos que involucrarnos en las historias que la vergüenza nos cuenta. ¿Crees que no eres lo suficientemente bueno? ¿Demasiado inseguro? ¿Demasiado incómodo? ¿Demasiado estúpido? ¿Una intrusión? Cualquiera que sea su creencia fundamental acerca de usted mismo, esté alerta sobre la forma en que fabricará pruebas para confirmar esa creencia. Incrustado en tu vergüenza hay pistas en las historias que te convencieron de que no eras indeseable en primer lugar. Esas historias, no la vergüenza del uso de la pornografía, son las más importantes de abordar si se desea la totalidad.

Dios salvó a un miserable como él JOHN NEWTON (1725-1807)

A lo largo de sus 82 años de vida, John Newton fue un marinero depravado; un desgraciado miserable en la costa de África occidental; un marino capitán de esclavos; un topógrafo bien pagado de las mareas en Liverpool; un querido pastor de dos congregaciones en Olney y Londres por 43 años; un devoto esposo de María durante 40 años hasta que murió; un amigo personal de William Wilberforce, John Wesley y George Whitefield; y finalmente, el autor del himno más famoso en el idioma inglés, «Amazing Grace».